Tagged: Movistar

El BlogDay de Gogastar

NMM ya tiene a su candidato favorito para ganar el concurso de los 20 Blogs Peruanos del Blogday 2012.

Se trata de uno de los tres finalistas en el rubro de tecnología: ByteGadget, más conocido como el otro blog de Gogastar.

Sospechamos que el blog del recordado reseñista de Novedades Movistar –el blogger que pronostica un cataclismo digital si el Estado no le renueva el contrato a Telefónica– es el que más oportunidades tiene de ganar el concurso auspiciado por Movistar.

El año pasado Movistar le hizo un homenaje a Gogastar. Para este año, NMM ya prepara el suyo. Fanfarria.

Y feliz día del Blogday.

Carlos Cabanillas

Advertisements

Novedades Gogastar

Arturo Goga ha respondido en su blog. Sin desmentir nada, por supuesto. Pero entre las babas hay una perla. Cito: “Se mencionan las reseñas que hice en Novedades Movistar”.

Para los que se negaban a ver lo evidente, queda establecida entonces la relación laboral entre Goga y Movistar (Telefónica), binomio que en adelante será abreviado como ‘Gogastar’.

Sobre las reseñas, dice: “si se dan un salto por la web, podrán leerlas”, pero el link que añade lleva a la página de Novedades Movistar, no a la suya. Luego advierte que en “varias ocasiones” ha hecho mención de cómo y dónde se publican sus comentarios. Sin links ni referencias precisas al respecto, claro. Como ejemplo de su imparcialidad copia una (1) reseña bastante mesurada de la Galaxy Tab 10.1. Finalmente, el blogger cuenta que Telefónica le dio la libertad de escribir “tanto puntos negativos, como puntos positivos”. Pero solo nos queda su palabra como evidencia. A juzgar por lo visto, no es suficiente y no es creíble.

Lo más grave sigue siendo la entrevista en Willax. El blogger no tiene cómo sustentar que la partida de Telefónica significaría un “caos total” a corto plazo (un comentarista ya lo desmintió). Como si no existiera la ley de portabilidad numérica ni antecedentes en todo el mundo. Tampoco explica el sensacionalista escenario a mediano plazo. “Si Telefónica se va, habrá un año de para”, dice en Willax. Pero luego el diagnóstico es peor: dos años de para sin llegada de nuevos aparatos, dice (la entrevista completa ha sido colocada en el post original). Un país sin celulares, cual bloqueo tecnológico. Sería la cubanización de las telecomunicaciones nacionales.

No es la primera vez que el indefendible blogger Goga demuestra su gusto por los gadgets. Hace algunos años colaboró de buena gana rebotando la campaña de intriga del Nokia 5800, aquí. Se trató de una publicidad encubierta, un viral con ropajes periodísticos llamado el “Fenómeno X”. No fue el único. También lo postearon algunos bloggers que ahora defienden a Goga, aquí y aquí.

Pero lo más interesante del post de Goga es lo que no dice, porque es precisamente lo que no está en capacidad de percibir: que los cambios tecnológicos no cambian las reglas de juego noticiosas. Como decíamos en otro post, “la herramienta no lo es todo”. Ampararse en una especie de brecha digital es absurdo, y decir que la ventaja del blog en comparación con el medio tradicional es que no vende publicidad directa es un argumento de risa. En un blog una misma persona centraliza las funciones, desde ser el jefe de informaciones hasta encargarse de la caja chica. La tentación es grande y nada nos garantiza que se evite. Eso sin contar el manejo de la “publicidad indirecta”. Y no es un tema nuevo. El primer antecedente fue este post de Luis Aguirre, en el que reveló los conflictos de interés entre bloggers y empresas.

Trabajar para Telefónica y hablar en favor de ella no es un delito. Pero su audiencia merecería saberlo. Sobre todo si el blogger en cuestión se presenta a sí mismo como un “especialista en tecnología móvil” o un periodista tecnológico. Como insinúa un comentarista, quizá Goga o lo que queda de él es a la tecnología lo que Bruno Pinasco es al cine, con el respeto de Pinasco. Evidentemente, su labor no es la de un crítico independiente.

El sentido homenaje de Movistar al blogger Goga indica que alguien ha estado haciendo muy bien su trabajo.

La pregunta es la de siempre y sigue sin respuesta: ¿cuál es su trabajo?

Carlos Cabanillas