¿Sueñan los gobernantes con ovejas eléctricas?

Manifiesto contra el indulto, contra la revocatoria y contra el falaz  referéndum de las redes sociales. 

Real human eyes will read these words in only a tiny minority of the cases.

And yet it is you, the person, the rarity among my readers, I hope to reach.

The words in this book are written for people, not computers.

I want to say: You have to be somebody before you can share yourself.

Contra el rebaño digital (You Are Not A Gadget: A Manifesto)

 Jaron Lanier

El 2012 es el año de la polarización. Hace meses que los debates se reducen a una disyuntiva simplista: a favor o en contra. Se pueden discutir medidas de gobierno, destapes periodísticos, líneas editoriales, piezas publicitarias, proyectos de ley o líos urbanísticos. Cualquiera que sea el tema, no hay matices. Las corrientes de opinión nos fuerzan a elegir y virtualmente todo parece reducirse a dos bandos enfrentados. Quizás por eso lo que queda de la opinión pública gira alrededor de las cuestionadas encuestadoras y las elitistas redes sociales. Dos herramientas que fuerzan la constante división maniquea. Basta  decir si se aprueba o se desaprueba, rellenar la casilla correcta y callar. Solo hay que hacer clic en like o unlike, follow o unfollow. No hay casillas para los distintos tonos de gris. No hay cuentas de Twitter sin sesgo ni muros de Facebook neutrales. La mísera discusión está a merced del rebote y el bloqueo arbitrario, del amiguismo de las argollas y los enemigos ad hominem. Los poquísimos que intentan desarrollar alguna opinión son inmediatamente aislados, minimizados y atacados. O peor aún: no son leídos.

Quizás estamos viviendo la inercia de la campaña electoral del 2011, un proceso que visibilizó divisiones que se mantienen hasta el día de hoy (por ejemplo, en el tema del indulto). Tal vez el primer gran parte aguas del año fue el proyecto Conga, que empezó con la disyuntiva más infeliz de este gobierno: ¿va o no va? El dilema derivó en otra encrucijada, una realmente absurda tratándose de un país con riquezas naturales: ¿agua u oro? Fue con Conga que el gobierno renunció a hacer política. Sin partidos para articular intereses particulares, la democracia representativa se evidenció en toda su metástasis. La legitimidad de los representantes políticos se disolvió a tal punto que hasta se intentó utilizar a dos curas de mediadores. Nada de eso funcionó. A estas alturas, podría decirse que ya nadie representa a nadie.

Es allí cuando entraron a tallar ciertos mecanismos de participación directa. Fue a partir de Conga que se planteó la necesidad de realizar un referéndum nacional. Una medida costosa y desproporcionada para intentar legitimar un proyecto privado que finalmente se frustró. De ahí en adelante, todos los temas parecen reclamar su propio referéndum o, al menos, su propia encuesta de dos casillas (a favor o en contra). La imposibilidad de construir consensos ha parido la patética situación actual. Hoy cualquier estupidez divide al país. Ahora resulta que todo polariza: la palabra de un diseñador, el proyecto Pandora, los gatos de Miraflores, el comercial de un instituto, el afiche de una tienda, los urinarios de un restaurante en San Borja y las corridas de toros. En este preciso instante, la mitad del país se pelea con la otra mitad en Twitter. Quizás el peinado de alguna celebridad tenga la culpa.

La pregunta retórica llega sola. ¿Realmente hay tantos temas que nos separan? Evidentemente, no.Ninguna de estas divisiones es verdaderamente importante y Twitter no es el reflejo del país, aunque a veces se comporta como lo más lumpen de la sociedad. El año de la polarización es, en realidad, el año de la estupidez.

Porque es idiota simplificar todos los temas de coyuntura en una tendenciosa división que promueve casi exclusivamente la efectista indignación y la sorda confrontación. La actual dinámica en internet es simple: o te indignas conmigo o te lincho. El constante plebiscito virtual de las redes sociales es el lenguaje binario de una sociedad frívola que ha renunciado a la crítica cultural, a discutir políticamente y a debatir en profundidad todo lo que consume.

Hay cuestiones urgentes, por supuesto. Son temas que trazan una línea divisoria a través del ideario popular, y que ameritan cierta contundencia y celeridad a la hora de asumir una postura. El indulto a Alberto Fujimori y la revocatoria a Susana Villarán son dos de esos raros casos en donde es casi imposible alcanzar un punto medio consensuado. Además, son dos propuestas que socavan la propia noción de responsabilidad política (asumir las decisiones y las acciones).

NMM se opone a ambas, pero tampoco se presta al juego de la falaz polarización. Decirle no al indulto no es decirle a Ollanta Humala. Decirle no a la revocatoria no es decirle a Susana Villarán. Este blog no encaja en la lógica de los bandos que cierran filas. No se precia de tener muchos amigos (aunque sí algunas amigas). Por eso es tan difícil estar satisfecho con la simplista bipolaridad que alientan las discusiones virtuales. Si las redes sociales funcionan bajo la lógica de hacer amigos, el periodismo suele funcionar bajo la inevitable lógica de hacer enemigos. Porque si la arquitectura de internet se basa en la confianza, el método periodístico se basa en la desconfianza.  En pensar por uno mismo y no en cadena con las inteligencias colectivas.  En ser el lobo entre el rebaño digital.

Carlos Cabanillas

Advertisements

3 comments

  1. Diana

    Suscribo cada una de tus palabras. “O estás conmigo, o estás contra mí” es la lógica imperante. Un magnífico artículo, te felicito.

  2. Helen

    Muy buen artículo Carlos, adecuado para la reflexión y el análisis. De acuerdo que la twiterización de la información en los medios refleja y profundiza la falta de reflexión en la mayoría de los pocos ciudadanos que leen. Los grupos económicos propietarios de los grandes medios han asumido la máxima de Montesinos: “la gente sólo lee los titulares de los periódicos colgados en los kioskos ” y actuando en consecuencia han twiterizado toda la información intentando dirigir a la opinión pública con las pocas letras que publican para cada noticia cayendo inevitablemente en la simplificación y polarización que con justicia criticas. Y todo indica que la cosa pinta para peor. Tengo un niño en primaria y en su colegio me informan que las nuevas generaciones debilitan y pierden su sentido reflexivo y crítico en la medida que aumenta el uso de los medios digitales. La razón es simple: el uso de la computadora y de la red comienza con una simple solicitud y, click mediante, de una respuesta sin que en el camino medie ningun esfuerzo ni el uso de la capacidad reflexiva. Los datos existentes ( ojo, no confundamos datos con información) son infinitos y pueden ser recibidos a voluntad pero para los efectos educativos, por lo menos, debilita y hasta elimina la capacidad de reflexionar e inferir, de pensar, en suma.
    Si la cosa va polarizada en un a favor o en contra, (curioso que la digitalización expresa el uso de un sistema binario (solamente el 0 y el 1) en todo su sistema) y el usuario contínuo de la red va perdiendo día a día, su capacidad de reflexión no es de extrañar que las discusiones tengan ese nivel que lamentamos. El lenguaje empobrecido, tan característico de muchos cibernautas, sumado a la proliferación de las enfermedades psicológicas, agravadas por hogares disfuncionales y demás, explica los apanados mediáticos, el bullyng cibernético, y las peleas de callejón o de microbuseros que protagonizan las más de las veces anónimos que cuando se identifican se revelan como verdadaderos don nadie que se permiten zaherir y difamar a profesores universitarios o personalidades destacadas contra quienes tienen prejuicios y resentimientos en lugar de argumentos.
    Qué hacer? Sostengo que no debemos sobreestimar un medio tan importante como la red y en mi caso particular espero que su uso tan desproporcionadfo sea una moda pasajera, Confío que en el futuro se limpie la paja del grano consiguiendo que los troll muden sus obsesiones, fobias y figuretismo a otros espacios y que la red coexista y consiga una sinergia positiva con medios tan importantes como el libro, las revistas y otros medios de comunicación que contengan información que fomenten la capacidad reflexiva.
    Termino confesándote que decirle no al indulto para mí sí significa decirle no a Ollanta. La verdad habría que ser muy ingenuo para no ver todas las señales que delatan una negociación en marcha. Desde el pedido del mismo OH para que presenten la solicitud hasta reuniones de conspícuos líderes, sin dejar de mencionar la votación contra JDC o la felonía comprobada de quien traicionó al hermano (un loco de atar e impresentable,sin duda) usó y despues traicionó a HCH para cobijar despues a los brasileños a quienes, para no perder la costumbre, ahora habría reemplazado en algunos temas por los surcoreanos y, a los pocos meses de comenzado su gobierno, la traición a sus compañeros de la primera hora, entre ellos sus escuderos durante la campaña de la segunda vuelta. Si eso no es ser felón entonces qué es?
    Saludos Carlos y gracias por la oportunidad de conversar sobre temas interesantes.

  3. RenzoAC

    Vaya, ¿no hemos aprendido nada de la primavera árabe verdad? Seguramente todos los trolls decidieron un buen día salir y trollear al gobierno, por que no tienen agumentos, por que no tienen opiniones acerca de la coyuntura de su país, por que seguramente son guiados por un ente mayor que arma sectas en facebook y que polariza a todo con lo que entra en contacto.

    Una visión muy pesimista (para variar) de las redes sociales y la tecnología, y no lo culpo, los medios y líderes de opinión ya no son periódicos o periodistas respetables, sino cualquier persona que quiera poner algo en su muro o colgar un vídeo. Claro que hay trolls y siempre los habrá, pero hay muchos más que si saben opinar e informarse en la Web. Quizás en su diario navegar se encuentre con muchos de ellos, pero no se engañe, no son la mayoría, son quienes hacen más ruido.

    Estamos en un cambio generacional donde las opiniones se han diversificado, imagino que debe ser como en los inicios de la televisión donde todos los periodistas SERIOS decían “Nononono, nosotros somos periodistas SERIOS, escribimos en semanarios SERIOS donde sólo se expresan opiniones SERIAS de gente SERIA y educada, y todo lo que la TV trae son distracciones y resúmenes que atrofian el cerebro de las personas” Bueno, estamos en un momento asi ahora, realmente le aconsejo investigue un poco más sobre la historia de las comunidades virtuales y de grupos como Anonymous, ya que si piensa que ellos son unos payasos hackers que no tienen ningún propósito o beneficio entonces esta más alejado de la actualidad de lo que pensaba.

    Gracias por compartir sus opiniones en esta pequeña democracia llamada Internet. Un saludo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s