Nosotros ganamos menos

1. Otra vuelta de tuerca. Los hinchas de buena memoria coincidirán conmigo: la nueva derrota de ayer se parece como una gota de agua a la misma que nos propinó Colombia en Lima para las eliminatorias de Corea-Japón, en el 2000. Misma historia: Perú le hace un buen tiempo al equipo visitante, se falla un par de clarísimas y a comienzos del segundo tiempo la defensa se equivoca, el arquero duda y los norteños se llevan los tres puntos. Esa vez fue Pajuelo, esta vez Galliquio y Revoredo; esa vez fue Vegas, esta vez Penny, dos arqueros que han destacado en el famélico campeonato peruano pero que en los partidos de selección siempre quedaron en deuda. Así es el fútbol peruano, cíclico, repetitivo, con partidos que regresan desde el fondo de los tiempos para aguarnos una vez más la fiesta. Esta eliminatoria ya la hemos visto cuatro veces, y sabemos cómo es el siguiente episodio y cómo termina. Ayer sesenta mil personas se reunieron en el Nacional pagando sumas exageradas solo para ver el capítulo refrito de una sitcom. Así somos.

2. Echarle la culpa a Markarián de la derrota de ayer no solamente es injusto, sino sumamente mezquino. Markarián hizo lo que pudo con un equipo parchado, remendado y por varios lados sencillamente roto y, ciertamente, jugó bastante mejor que Colombia. Podemos discutirle si queremos algún cambio, excepto el de Farfán, un jugador lesionado que entró cogiéndose la pierna: decir que debió entrar antes fue pretender exponerlo de manera innecesaria. Markarián, a fin de cuentas, es un entrenador capaz que hace lo que puede, y lo que puede no es poco. Pero, como ya he dicho, esto no pasa por una cuestión de entrenador. Lo diré nuevamente: con Burga en la Federación, cualquier mejora a mediano o largo plazo está vedada de antemano. El crédito de Markarián es corto porque el de Burga es corto. Me pregunto qué otra prueba de ello necesitamos luego del partido de ayer, luego de cuatro eliminatorias en las que no hacemos sino empeorar. Pizarro no es una casualidad: es un capitán hecho a medida del fútbol que representa: irresponsable, egoísta, monosilábico. Lo de Perú también es una cuestión sicológica. Podemos traer un entrenador a convencer a un grupo de jugadores, pero se necesita mucho más que eso para desterrar a sus fantasmas, aquellos que se apoderaron de Carrillo en el primer tiempo cuando quedó mano a mano frente al arquero Ospina.

3. ¿A qué va el hincha limeño cuando va al estadio? ¿A empezar gritando y haciendo barritas y a quedarse mudo los siguientes veinte minutos, a emocionarse ante una arremetida de Perú, a comenzar a murmurar cuando no llegamos durante diez minutos al área contraria? ¿A qué va el hincha de Lima? ¿A cantar el himno nacional como no lo ha hecho nunca en su colegio ni en ningún lado para luego sentarse cómodamente como quien va a admirar, en silencio, la última presentación del Circo del Sol? Con hinchas como esos no merecemos ir al Mundial. Comprar una entrada y ocupar un asiento no es comprometerse, no es ser hincha. Y erradiquemos, de una vez, el mito de que el Perú es un país futbolero. Escuchemos los comentarios del “hincha” peruano promedio en el entretiempo de un partido de eliminatorias y saquemos nuestras propias conclusiones.

4. Perú no va a ir al Mundial. Es más: ojalá que Markarián alcance los 12 puntos que alcanzamos en la última eliminatoria con Chemo. Y la verdad, hasta eso se ve difícil. (José Carlos Yrigoyen)

Advertisements

9 comments

  1. Álvaro Sialer Cuevas

    Fuertes declaraciones, aunque justas. Con todo, si confiamos en lo cíclico del fútbol nuestro, creeremos que iremos al mundial un día, y con gran actuación, además: un día volveremos a México 70. Pero quizá no ahora.

  2. Marrón Atoche

    Vi el partido por la televisión (afortunadamente ya no está Beingolea). Lo primero que pude apreciar fue la imagen de Burga llegando al Estadio y cruzando delante del bus de la selección. Ese ya fue un adelanto de la tragedia que veríamos después. Mientras ese oscuro personaje siga en escena, coincido con Yrigoyen, las cosas no van a cambiar.
    Sobre la apatía del aficionado peruano solamente queda añadir que como público futbolero estamos al nivel de aquel mediocampista cervecero celebremente conocido como “Pecho Frío”.

  3. Guillermo Cebrián

    Como diría Jesús de Nazareth, aquí nadie sabe lo que hace. El día que los jugadores, los dirigentes, el poder ejecutivo y el público asuma que somos los últimos de Sudamerica en fútbol, tal vez empecemos a mejorar algo. El día que evitemos esa menesterosa esperanza de que Perú gane un partido de eliminatorias cada vez que le toque jugar, sin que ninguna evidencia siquiera mínimamente lo demuestre, tal vez se vea más claramente. Ni este, ni ningún deporte es una lotería, ni un bingo, donde solo baste subirse a la cancha y gritar para ganar. No es así. Es más simple, pero más complicado: los mejores ganan y los peores pierden, sino ni Real Madrid contrataría a Ronaldo, ni el Barza tuviera a Mesi, no serían tan tontonazos de gastar tanto billete en ellos y en los demás. Mientras el fútbol peruano tenga esa misma precariedad, que hoy lo caracteriza, no iremos ni a la esquina. Mientras tanto uno seguirá, robándole a tanto lorna que apuesta por el perdedor, ganándose su cebichito de gratis.

  4. Marrón Atoche

    “Es más simple, pero más complicado: los mejores ganan y los peores pierden, sino ni Real Madrid contrataría a Ronaldo, ni el Barza tuviera a Mesi, no serían tan tontonazos de gastar tanto billete en ellos y en los demás.”
    Ver la final de la Champions. Me parece que fue entre Bayern Munich y Chelsea. Y creo que no ganó el mejor. Aunque eso es un asunto bastante subjetivo.
    Estuve buscando esa cita del Mesías con la que inicia su comentario, pero creo que Ud. se ha confundido, quizá la dijo Daniel Peredo comentando alguna proyección de Renzo Revoredo.

  5. Guillermo Cebrián

    Claro, es tan subjetivo que sigue jugando tu lotería sentimental. Está en todos los evangelios: Mateo, Marcos, Lucas, Juan.

  6. hazel

    lo increible es que con 30 años de fracasos el futbol sigue siendo popular en nuestro pais entonces los anunciantes no necesitan que peru clasifique siquiera basta que tengamos 2 o 3 jugadores en europa y que ganemos el primer partido y esto no tendra nunca fin
    seguramente dentro de 10 años veremos a vargas narrando su jugada previa al gol de fano o a solano su tiro libre contra uruguay en los comerciales de coca cola

  7. Eponamón

    Comparar a Perú con el Chelsea, a propósito de “los chicos” que le ganan a los “grandes” (en alusión a la pasada final de la Champions), es una iniquidad. Hay que ver a Venezuela, más cerquita. A lo mejor algún día nos recuperemos de esta pesadilla delfinista-burguista y tengamos tiempo de alcanzar el nivel de los venecos. JAJAJA. JAJA. JAJAJAJA. JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA. Es la realidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s