Di-sol-ver. Balance 2011 (II).

Lo mejor y lo peor en libros, cine, música y teatro

Novela

Este año los dos líderes del debate entre andinos y criollos han publicado con la editorial Alfaguara. Miguel Gutiérrez y Fernando Ampuero, cada cual a su modo, han marcado el 2011 con dos de sus novelas más personales.

NMM ha comentado ambos libros con entusiasmos disímiles.

La novela de Ampuero, El peruano imperfecto (Alfaguara, 2011) se anunció como una inmersión en los conflictos del ser nacional observado desde cierto sector social. Terminó siendo apenas una ligera narración de las cuitas de un seductor por los alrededores de la muerte.

El caso de Miguel Gutiérrez es diametralmente opuesto. Se invita al lector a continuar el debate sobre Una pasión latina (Alfaguara, 2011), la novela del año, en el post respectivo.

También nos gustó El diablo en mi cama (edición de autor presentada el 2010 pero distribuida el 2011) de Eneas Marrull, quien empezó el año inspirando la creación de un personaje en la última novela de Ampuero. Final y felizmente, el autor se impuso al personaje.

La decepción fue Un sueño fugaz (Anagrama, 2011) de Iván Thays. Una concesión innecesaria luego de su aceptable Un lugar llamado Oreja de Perro (Anagrama, 2008). El debate sigue en el libro de reclamaciones: el post respectivo.

Dos novelas extranjeras definieron el 2011: 1Q84 (Tusquets) de Haruki Murakami y Libertad (Salamandra) de Jonathan Franzen.

La del japonés tiene una prosa limpia y envolvente, musical e inocentemente perturbadora. Su estructura clásica es el sostén de un viaje a un mundo donde los protagonistas (chico-busca-chica y al revés) buscan encauzar sus vidas mientras una dogmática maldad los pone a prueba.

La del norteamericano es un minucioso electrocardiograma de la destrucción de una familia (la familia) y la descripción irónica del sueño americano: su pesadilla.

Cuento

Mejor libro de cuentos: Lecciones para un niño que llega tarde (Duomo, 2011) donde Carlos Yushimito confirma las virtudes mostradas en “Las Islas” (SIC, 2006)y también varios de sus cuentos. También nos gustó: El descubrimiento del ruido (Estruendomudo, 2011) de Martín López de Romaña, donde el silencio de lo cotidiano adquiere notoriedad. Y Disidentes. Antología de nuevas narradoras peruanas (Ediciones Altazor, 2011), selección y prólogo de Gabriel Ruiz Ortega. Interesante intento “catastral” de las búsquedas y logros de las escritoras que toman la posta (en prosa) de las hijas de “Noches de Adrelanina”. Volveremos sobre este libro.

Reediciones

Fundamental e inclasificable. El pez de oro (A.F.A. Editores Importadores, 2011) de Gamaliel  Churata, bajo el cuidado de José Luis Ayala. Una pieza clave de lo que podría definirse como la vanguardia indigenista. El original es de 1957.

También La novena maravilla (Fondo Editorial del Congreso de la República, 2011) de El Lunarejo (el verdadero, no el narco), también conocido como Juan de Espinosa Medrano. Se ha reeditado luego de tres siglos. Y se ha “modernizado” para facilitarle la lectura a los ignorantes de estos tiempos. Cuenta con un prólogo de Ramón Mujica.

Yapa

Aunque publicado el 2010, igual hay que leer Kapuscinski Non-Fiction (Galaxia Gutenberg) de Artur Domoslawski, un autor que ha pasado más de una vez por el Perú.  Se trata, por fin, de la esperada edición en castellano de un conflictivo retrato del maestro desdibujado -con rigor de buitre- por su alumno. Imprescindible para aquellos que quieren trascender los 140 caracteres.

Cómic y novela gráfica

Mejor ilustrador: Miguel Det, por Novísima corónica i mal gobierno y Conversaciones en la ciudad de cartón (Ediciones Contracultura, 2011). Det renunció en mayo del 2011 al suplemento El Otorongo durante la feroz campaña presidencial de entonces. Pero sin duda supo sobreponerse, pues fue su año (no así el de Perú21).

También nos gustó: Vida Mundana (Ediciones Contracultura, 2011) de Rubén Sáez.

Ensayo y ciencias sociales

Perú, país de metal y melancolía (Fondo de Cultura Económica, 2011) de Alfredo Barnechea. Un libro que retoma un viejo género: el de la biografía intelectual. El relato está  estructurado cronológicamente, a manera de un libro de memorias (“memorias de una educación política”, las llama el autor). Pero también se permite ciertas libertades, desde los saltos temporales hasta el sabroso anecdotario de personalidades como Vargas Llosa, Haya de la Torre, Belaúnde, Eudocio Ravines y Carlos Delgado.

También nos gustó: Todas las sangres en debate de Dorian Espezúa. A su lado, el libro Ilegítimos. Los retoños ocultos de la oligarquía (Edición del autor, 2011) de Osmar González y Juan Carlos Guerrero. Una tesis sobre las otras balas perdidas de la clase alta limeña.

La mejor reedición es sin duda “¿He vivido en vano?” La mesa redonda sobre Todas las sangres (IEP/PUCP, 2011), un rescate de Guillermo Rochabrún. El libro recopila no solo la transcripción de la mesa redonda. También incluye otras entrevistas y textos de los participantes de entonces. Un documento histórico que incluye un CD de audio de la masacre. Como para recordar que el 2011 también se conmemoró el centenario de José María Arguedas.

Un libro notable de fines del año pasado también merece un comentario. Qué difícil es ser Dios. El Partido Comunista del Perú–Sendero Luminoso y el conflicto armado interno en el Perú: 1980-1999 (IEP, 2010), la última publicación de Carlos Iván Degregori. Apareció como una advertencia en plena campaña presidencial.

En el extranjero, destacó The Net Delusion. The dark side of internet freedom (PublicAffairs, 2011) de Evgeny Morozov. Una guía para entender el comportamiento de los blogs y las redes sociales en el contexto de un autoritarismo competitivo. Es decir, un manual para lo que nos podría esperar el 2012 frente a la probable alianza Humala-Fujimori. El de Morozov es uno de los 100 libros que recomienda The New York Times como regalo navideño. También apareció The Filter Bubble: What the Internet Is Hiding from You (Penguin Press, 2011), de Eli Pariser. Dos libros que desmitifican la supuesta democratización de internet.

Cine

La mejor película del año es Las malas intenciones, de Rosario García-Montero. El personaje de Cayetana de los Heros, a sus ocho años, se siente atraída por la figura del héroe. Pero no con la de cualquier tipo de heroicidad. Ella se identifica con el mártir, el héroe derrotado y humanizado que expía sus demonios a través de un sacrificio purificador. Por ejemplo, el Grau que se lanza al mar escapando de la crisis de su propia familia. Pero en el Perú de 1983 ya no hay héroes. No hay autoridades ni padres (de la patria), y el terrorismo ha tomado por asalto la normalidad. Como se dijo en un post, Las malas intenciones no le teme a la maldad. Incluso si ésta se susurra como en la perversa canción infantil “La Catalina” (De pronto pasó un soldado y lo hizo detener/‘Deténgase soldado que una pregunta le quiero hacer/¿Usted no ha visto a mi marido que a la guerra un día fue?’/‘Yo no he visto a su marido, ni siquiera sé quién es’)

También nos gustó: El inca, la boba y el hijo del ladrón, de Ronnie Temoche.

La decepción fue Bolero de noche, de Eduardo Mendoza. También Vanessa Terkes, con o sin ropa.

Música

La gran decepción musical fue el alejamiento de Pamela Rodríguez del blues criollo. Tiró la toalla y decidió convertirse en otra Regina Spektor con su tercer disco, ReconoceR (Mamacha Productions, 2011). Voces nasales, letras absurdas, disfuerzos calculados y videos nauseabundamente indies. Los discos más esperados fueron Veronik y los Gatos Eléctricos (Mandarina, 2011) y Volver (2011) de Adalí Montero. Ambas compositoras se tardaron diez años en grabar sus primeras producciones. Pero la demora fue provechosa. La riot grrrl Veronik cambió el grunge por el theremin.  Paralelamente, Montero dejó los covers y se dedicó a componer blues. Con lo que por fin dejó de ser una joven promesa. Bien por ella y sus admiradores.

Lo meritorio: el renacimiento de la disquera Infopesa, una de las cuatro grandes de la música peruana. Las buenas intenciones: Novalima (Karimba) Sabor y Control (El más buscado) intentando demostrar -una vez más- que tienen calle y cintura. Los adioses: Félix Casaverde y el inefable Leo Bacteria. El segundo de ellos -al mando de Pestaña- dejó su mejor grabación: Yo no me enamoro 12 veces por disco (2011).

La producción más lograda del año quizás sea Fiction Beats (Hypersfera, 2011), de Theremyn_4. El sétimo y el mejor disco de José Gallo, un ex rockero metido a DJ que ha logrado conciliar lo mejor de ambos mundos. Baile y riesgo.

El concierto del año fue el de Paul McCartney. Pisándole los talones, Sonic Youth. En segunda fila, Pearl Jam y Motörhead. Seguimos esperando a Calle 13.

Teatro

La obra de teatro nacional que estiró mejor los resortes de la memoria -y que además estuvo muy bien escrita- fue Astronautas de Jorge Castro y compañía. Se trata de una fabulosa ucronía. En algún punto entre 1968 y 1969 el Perú de Velasco ganó la carrera espacial. La obra narra la odisea de tres peruanos. Pero la proeza no es conquistar la Luna -que por cierto, ya es chilena– sino lograr la unidad como proyecto nacional.

Astronautas fue el mejor montaje de una obra nacional y la mejor obra peruana de dramaturgia del 2011.

También gustó Entonces Alicia Cayó, una muestra de que la obsesión maternal de Mariana de Althaus puede parir una obra sólida (por su estructura), sugerente (por lo intertextual) y emotiva (por su exploración de lo femenino en tres momentos de la vida).

Finalmente, una buena noticia fue la reposición de Diecisiete Camellos, de Eduardo Adrianzén. Una lectura de cómo tres hermanos lidian con la pérdida de la madre (patria) en manos de un chileno. Adrianzén también destacó en la accidentada versión televisiva de La Perricholi.

El mejor montaje de una obra extranjera fue El dragón de oro, un viaje al Asia escrito por el alemán Ronald Schimmelpfennig y dirigida por el peruano Jorge Villanueva. Salada y dulce como la mejor comida oriental, la obra fue también una atrevida lección de imaginación que además hizo posible el lucimiento del actor del año: Marcello Rivera. Manuel Gold, por su lado, confirmó su buen momento destacando en la ligera pero jugosa Demasiado poco tiempo (del escritor neoyorquino David Ives) y en la mencionada Astronautas. Pero su innato sentido del humor puede ser una monotemática arma de doble filo.

En cuanto a actrices, el aplauso mayor va para Ana Cecilia Natteri. Ella logró crear una loca memorable en el incomprendido y estupendo montaje de La fiesta de cumpleaños.

Aunque los prejuicios buscan encasillarla (para bien o para mal), lo cierto es que Denisse Arregui logró una actuación llena de matices y color en la gris Cosecha. Ojo con ella.

En publicaciones destaca la cuadrada generacional hecha por Alfredo Bushby en  Románticos y postmodernos. La dramaturgia peruana del cambio de siglo (Fondo Editorial de la PUCP, 2011). También la muy actual Ubú Presidente (PUCP, 2011), escrita por Juan Larco y dirigida por el flamante ministro de Cultura, Luis Peirano, en 1980. La obra, que pronto analizaremos con más detalle, escenifica la llegada a Palacio de Gobierno de un militar delirante. Ojalá no sea premonitoria.

Hubo dos grandes decepciones. Se esperó mucho más del montaje de Crónica de una muerte anunciada, del director colombiano Jorge Alí Triana. Una historia desordenada y un libro que le pesa demasiado al director. Otra decepción fue Los últimos días de Judas Iscariote, dirigida por Juan Carlos Fisher. Ojo, no fue el tema el que distanció las butacas del escenario. Fueron varias sobreactuaciones y algo de humor forzado.

Para cerrar, dos anuncios.

Primero, el repaso con ají: el inminente y tercer balance. Periodismo, actualidad y política en el año que Alan García dejó de florear por televisión nacional, se eligió democraticamente al militar Ollanta Humala y que puede terminar con un baile del Chino.

Disolver. Di-sol-ver temporalmente a NMM.

Segundo, Di-sol-ver.

Di-sol-ver.

Con indulto o sin indulto, comenzaremos el nuevo año con un adelanto exclusivo para NMM de la obra de teatro que disecciona el golpe del 5 de abril.

Qué mejor forma de apresurar las celebraciones por el vigésimo aniversario. Ya viene el día.

45 comments

  1. Diego Trelles Paz

    Se agradece. Pensé que harían el balance por rubros y que, cada uno, tendría un post. Por qué separar a la poesía del resto? El de la novela me deja un poco frío. Vamos de Miguel Gutiérrez a Fernando Ampuero, mencionamos a un autor nuevo, a Thays (por cierto, no es un libro de cuentos el de Thays?) y ya, eso fue el 2011? La última parte de la trilogía de Murakami ha sido vapuleada en otros lados, si aquí la defienden no cabría profundizar un poco para reivindicarla? Al comparar la revisión de lo hecho en novela y cuento con la de teatro, siento que hay un desbalance: es como si se hubieran dividido las secciones y unos hubieran sido más rigurosos que otros. En ese caso, no convendría firmar cada sección? Tómense mis objeciones de la manera más constructiva, por favor. Que se den la chamba de hacer un balance, de escribir críticas en serio y no reproducir lo que hace la mayoría de los medios escritos diarios (es decir, voltear las contraportadas) es, desde toda perspectiva, loable. Saludos. D.

    • matamosmenos

      Hola Diego.

      La intención era conciliar un balance grupal. Fue un duro proceso de negociaciones y concesiones. Pero también fue una saludable forma de hacer crítica y autocrítica, cuestionando las varias preselecciones personales. En la mayoría de los casos, el desarrollo individual de cada ítem ha sido linkeado.

      También hay algunos posts pendientes, como el de Eneas Marrull, el de Astronautas y el de Ubú Presidente.

      Saludos.

      CC.

      • Cira Esperanza Moreno Cruz

        Todos los balances siempre traen muertos y heridos, máxime si la sentencia es emitida por el alto tribunal Nosotros matamos menos. Pero no me parece justo reprochar a NMM por mencionar a Miguel Gutiérrez, Fernando Ampuero, Eneas Marrull e Iván Thays como lo más significativo del año 2011 por las razones que allí se exponen puntualmente. Es un punto de vista respetable y debidamente fundamentado. Quizá lo que se le puede pedir a este estupendo blog es que subsane la omisión del comentario a Un diablo en mi cama, de Eneas Marrull, para conocer en qué consiste su contribución a la narrativa peruana.

    • matamosmenos

      Hola Diego:

      Es un recuento, la idea aquí no es profundizar. Sin embargo, en buena parte de los casos las elecciones derivan a una reseña o post más extenso donde encontrarás más razones. Aquí viene una salvedad: como el blog empezó en la segunda mitad del año, hay mucho que se quedó en el tintero. Esperemos que el próximo año no ocurra.

      Sobre firmar cada sección, creemos que el sano esfuerzo de cotejar y conciliar opiniones es más fructífero que el egotismo. Si hay un desbalance no es casual: este año han pasado cosas más interesante en teatro que en novela.

      Gracias por comentar. Saludos,

      J.

  2. Nacho Vidal

    Incompleto. En este recuento falta la octava edición de Amores Bizarros del chiclayano Max Palacios, el Raymond Carver de Monsefú.
    N.V.

  3. Marta

    Aclarar que son los mejores libros que los bloggers han podido leer. Hay por lo menos dos libros de cuentos que tranquilamente puedieron ganar en esa sección y que no mencionan. ¡Felicitaciones por este gran esfuerzo y sigan así!!

  4. Guido Cuadros F.A.

    Mencionan al mediocre Ivan Thaysy a otros escritores que parecen muertos vivientes y que no venden ni 50 ejemplares, y ni siquiera mencionan ”Morirás Mañana Vol. 2: El Misterio de Alma Rossi” de Jaime Bayly, la mejor novela peruana del año. Triste que todos estos bloggers especializados se rijan por envidias y amiguismos. Claro, ahora censuren mi comentario, no me sorprendería.

  5. luchino

    Me parece sentir que tu resumen “rezuma” ideas preconcebidas en algunas partes, sobre todo cuando es claro que respiras felicidad al condenar sin más tanto a Thays como a Ampuero y casi te asfixias de la misma felicidad al referirte en distintos y ahora elogiosos términos a Gutiérrez. ¿Conoces por casualidad a un escritor peruano-español de nombre Mario Vargas Llosa?. Al parecer, sin quererlo quizás, te conviertes en un prolongador de lo improlongable: la provinciana “disputa” entre costeños y andinos, que no habría muerto como yo creía.

  6. José

    No sólo el libro de Colchado, también los de Herrera, Rosas Ribeyro, Castañeda, Rengifo y un larguísimo etcétera. Se nota que ustedes son poetas y no están muy interesados en la narrativa.

  7. Marta

    Yo propondría “Un nombre distinto” (Ediciones Altazor) y “Las tristezas fugitivas” (Magreb). Las reseñas de NMM me parecen muy buenas e imparciales.

  8. Marta

    Perdón, pero los dos que mencionaba en cuento: “Un nombre distinto” y “Algo se nos ha escapado” (Borrador Ediciones).

  9. NIcolas

    rarísimo ni una mención a Novela gráfica internacional. muy raro. lo comentaba pues normalmente no se incluyen cosas de comics o novela gráfica y como mencionaron el caso peruano y no lo demás me pareció rarazo. Creo que la publicación de meta-maus debió ponerse algun comentario

    • matamosmenos

      Lo que pasa es que tiene que opinar más de uno. Pero te doy los míos: Paying for it de Chester Brown, Onwards towards our noble deaths de Shigeru Mizuki y Green River Killer de Jeff Jensen y Jonathan Case. La decepción, Habibi de Craig Thompson.

      J.

  10. Paul Guillen

    Muchachos creo que en reediciones se les olvidó mencionar a Las tres mitades de Ino Moxo y otros brujos de la Amazonía de César Calvo

  11. Roger

    Recién descubro este blog y me ha alegrado mucho descubrirlo. La aproximación a la literatura, para mi gusto, siempre tiene que tener algo de polémico, aparte de esos ingredientes básicos que son el conocimiento y la inteligencia. Me gustó mucho este balance, y sobre todo la reseña larga que le dedican a la nueva novela de Miguel Gutiérrez -que ojalá se pueda conseguir en el extranjero.

    La reseña del último libro de Thays, sin embargo, me aparece injusta. No precisamente por lo que se dice de ese libro -que no he leído – sino por el balance global que se hace de la obra de Thays. Debo decir primero que nunca sentí mayor entusiasmo por “Las fotografías de Frances Farmer”, que no me gustó para nada “Un lugar llamado Oreja de perro”, y que no conozco ni “El viaje interior” ni “Escena de caza” -que son, si no me equivoco, sus obras juveniles. Pero esto no tiene mayor importancia si pongo sobre la mesa “La disciplina de la vanidad”, que me parece una obra rarísima y extraordinaria que sabrán valorar en el futuro los jóvenes.

    “La disciplina de la vanidad” abre con una cita de Talleyrand. Es una cita oscura que en cierto modo esconde la poética de Thays. Talleyrand era el mago de las pequeñas acciones cuya repercusión vino a sentirse solamente en el futuro; le dejó a Napoleón el fasto, la pompa, el espectáculo histórico, y se dedicó a pequeños ajustes diplomáticos, nimios movimientos que pasaban desapercibidos al ojo del cronista, pero que fueron configurando el destino de Europa. Igualmente Thays, escribe muchas páginas brillantes contra la novela total, abarcadora y categórica, porque él ha optado por esos pequeños engastes, esas pequeñas joyas que a primera vista no tienen mayor interés por el grado de su sutileza. De allí las magníficas páginas dedicadas al arte de Loayza y al fragmento.

    En el curso del río narrativo, donde interactúan muchos personajes que en ocasiones no tienen más espesor que el de la caricatura -porque tal vez, esa fue la intención de Thays-, deja el autor, intercaladamente, pequeñas joyas ensayísticas que brillan por su arbitrariedad y libertad, y logran el sueño de la concisión en medio de una cultura que enaltece la facundia. Thays no intenta explicar a Flaubert, tampoco a Kafka, menos a Nabokov; sino solamente crear una suerte de visión intuitiva en base a un rasgo mínimo de esos autores. En lugar del retrato, prefiere la descripción profunda de un rasgo.

    Esos pequeños ensayos, tocados siempre por la literatura, a veces tienen un espíritu lúdico. Como aquel que le dedica a la comodidad o a la melancolía del nuevo milenio. O ese otro, ejemplar, dedicada a los “genios” explosivos que se consumen en el instante, en lugar de bregar toda una vida, como hacen todos los escritores persistentes, disciplinados, que escriben emulando a la sombra diligente de Flaubert.

    Disculpen si me extendí demasiado. Solamente quería resaltar unos pocos rasgos que convierten a “La disciplina de la vanidad” en una pequeña obra maestra, mucho más interesante y hermosa que muchas de las cosas que han escrito los compañeros generacionales de Thays que hoy brillan en el pálido concierto de las letras latinoamericanas.

  12. Rony

    Para mi el disco de Pamela Rodriguez es de le mejorcito de peru en los últimos tiempos. Sus letras me parecen de una sensibilidad impresionante y tiene mucho arte. Yo la siento mucho mas ella aqui. Que pena que se queden en la superficie para emitir un disco tan bueno y que no vean el fondo de la gran artista que es.

    Otro punto que me parece injusto es decir que tiró la toalla con el blues criollo. Primero que ella nunca hizo blues criollo. Deberían informarse un poco mejor sobre la definición de generos musicales. Su disco se llamó Peru blue …blue de melancolia, de tristeza y el genero era claramente peruano contemporánea con matices de su actual exploración, el inide pop.

    Me parece un comentario sin fundamento. Pero claro si tu crees que en el universo indie solo existe Regina spektor y no ves el gran bosque de cnatantes femeninad de la era digital, serás incapaz de apreciar las particularidades de esta artista que lo únicoq eu va a hacer con esta propuesta es dispara su carrera de tal manera, que se caera tu mandíbula y tal vez te metas a investigar más de música antes de criticarla sin fundamentos reales.

    El disco puede gustarte o no, pero tu crítica carece de fundamento y sobre todo de realidad.

    • matamosmenos

      Hola Rony y Nina.

      Allá por el 2003, cuando Pamela Rodríguez apareció en escena interpretando a Santa Rosa de Lima, era -en palabras de Mabela Martínez- la llamada a “reinventar la música peruana” a través de la fusión. La propia Martínez se la jaló unos años después para presentarla como parte de la nueva generación criolla (junto a Pilar de la Hoz y Ellen Burhum). Participaba en tributos al blues y al jazz, y hablaba de su admiración por Hendrix, Joni Mitchell, Chabuca Granda y Eva Ayllón (su padre fue su productora).

      Pero sucedió lo usual. Las viejas glorias y algunos puristas criticaron los intentos de fusionar la música criolla otros género (blues, jazz). En ciertos círculos musicales fue muy criticada. Ningunearon su voz y hasta su “suavidad”. Me parece que fue una crítica injusta. Era una disputa generacional por la plaza.

      Quizás ella jamás les hizo caso. Tal vez simplemente se cansó de la fusión.

      Y ahora, sobre el indie. Acá siempre suele llegar todo tarde (Leusemia y los subtes hicieron punk con diez años de retraso). El indie apareció hace al menos veinticinco años. Quizás los primeros en hacerlo en el Perú fueron Electro -Z (1999). Luego llegó Kinder y toda una camada que suena hasta hoy. El problema es precisamente lo que dice Rony: hay tantos intérpretes de indie pop que todas las características se han consolidado en una fórmula. Y la fórmula ha devenido en cliché. Melodias en piano de reminiscencia infantil, letras sobre lo cotidiano, lullabies de amor romántico. No me van a vender el mismo carro dos veces, pues.

      En cuanto a “Cunita de hielo” (la canción sobre el “friaje de los niños en Puno”), yo la contaría como un punto en contra. Al igual que su tributo a Vallejo (“El alma y el arnés”). Pero es solo una opinión.

      Saludos y gracias por comentar.

      CC.

  13. Luchamoros

    Entiendo perfectamente la idea de seleccionar según sus criterios a las mejores dramaturgias del año pero a mi juicio faltan dos obras claves: Yo río de Julia Taiz y Pequeñas Interrupciones Mateo Charella. Saludos

  14. Nina Davila

    Estuve leyendo el blog, y me quede pensando muchisimo y me dejo sin entender en que se basan para considerar el disco de Pamela Rodriguez ” Reconocer “, como una decepcion, tiro la toalla? ??

    Tirar la toalla es dejar de hacer lo que te gusta , darte por vencido verdad? pues hacer un disco despues de 5 Años , despues de tener muchos cambos en la vida, experiencias, entre otras cosas que se que ella vivio como lo cuenta en sus entrevistas, y hasta creo que fue mama en ese lapso de tiempo y sintio hacer un cambio, eso es tirar la toalla????

    Es cierto que ella cambia el estilo pero no su esencia en lo absoluto como artista, para mi ella es admirable como cantante y compositora, no entiendo a que se refieren con letras absurdas, se nota que no han escuchado el disco completo , tiene canciones donde habla del friaje de los ninos de Puno con una sensibilidad que no me deja de poner la piel de gallina cada vez que la ecucho, y otras canciones donde las letras son maravillosas y admirables como cantautora,que transmiten demasiado, asi como canciones divertidas y que te provocan cantarlas y gritar !!!

    Creo que deben escuchar el disco con la mente mas abierta, y estoy segura que me entendaran.

    Saludos,

  15. Rony

    Es que lo que no te has dado cuenta es que Pamela siempre cantó indie… el disco Peru blue está cargado de eso…escucha por ejemplo la canción “No miento”

    Creo que te falta conocer a la artista. La etiqueta de indie es demasiado limitante para el vuelo que yo siento ella tiene.

    Si pues, el disco, como puedes leer en sus entrevistas y su web fue producido por un chico de las escena del indie pop en Brooklyn. Tal vez deberías darte una vueltilla por la gran manzana, para que te des cuenta que el indie no es solo una modita que Pamela está tratando de traer para aquí, ella siempre lo ha hecho,…Lo hagan grabado, como dice, sus intimos amigos de su universidad. vive desde el 2000 creo entre 28 ciudades cosmopolitas del mundo o algo asi.

    Yo creo que el indie es un lenguaje de la juventud, un gran movimiento…no una moda. Como fueron los impresionistas, algo asi yo veo a estas cantantes. Los artistas del indie no tienen pretensiones. Pero Pamela hablando de lo cotidiano????? Pamela usando acordes infantiles????

    Me parece que te quedaste en Ligera Love, que si pues,,, es navice y medio sonsa, pero ES UNA BROMA! Una parodia!! Está cargada de sentido del humor, es pícara y yo me c”·$%& de la risa desde que la escuche.

    Lo que me parece un punto cr´tico de tu comentario es decir que “tiró la toalla” cuando la artista esta diciendo por todas las entrevistas (que salen muchisimas ultimamente) que tiene un ciclo de valses y landós que piensa publicar pronto.

    Por otro lado yo adoro como está cantando ahora, porque alucino su adaptación al genero. Y eso no es un disfuerso, es una capacidad, una habilidad. Las cantes de jazz trabajan su tecnica y su estilo, las de bel canto también, pues no vas a cantar la Traviata como canta Joaquin Sabina en La Opera de NYC.

    Son y por favor, no lo tomes a mal. Yo soy un musicologo friustrado, conozco mucho y a mi Pamela me parece brillante. porque cuando se dio cuenta que queria comunicar valores de vida, agarró un mensaje musical simple. Para mi eso es ReconoceR un disco que te habla al alma.

    Pero fácil tenemos sensibilidades diferentes. Y eso está bien.

    Y concluyo…

    El indie es un universo… un universo amplio de artistas JOVENES (que no llegan a los 30, como Pamela) de la era digital. Pamela tanto en “Peru Blue” y “en la orilla” tuvo algo de inide, era un estilo que yo cre como su fan numero 1, que ha sido necesario explorar de principio a fin.

    Ya vendrán cosas nuevas. Pero no la trates mal, es de lo mejorcito que hay aquí! Y se que lo sabes. Y el éxito que va a tener con esto. Solo espera. Con solo mirar su aceptación en la blogósfera de verdad, la culta, la especializada….ufff!

  16. Mariana

    Estoy siguiendo esta conversa desde que nos enteramos en un foro de seguidodes de Pamela que este comentario estaba en internet, y tengo algo que aportar creo, porque soy alguien que ha trabajado con Pamela y tengo una super amistad.
    Te cuento: Pamela no se si es indie yo alucina que no es muy encasillable en general, lo que sea, pero que ella este ahora en la movida mas alternativa le sienta bien…….por que? Porque si la conoces es de las personas mas alternativas que hay, en su personalidad…… yo la veia cuando hacia criollo actual que no le encajaba y yo decía……ojala salga su loca de adentro, su mujer sencilla, su simpleza, su magia, su luz…..y este disco es eso…..te guste o no…..esa es Pamela. Esa es mi amiga esa es la loquilla entregada que quienes la seguimos y quienes tenemos el honor de conocer GOZAMOS.
    Alucina que hace nada estuvo Jorge Drexler en Lima y yo estuve allí cuando Pamela se sentó al piano y lo dejó bien impresionado. Le cantó una canción del disco que se llama liquída….yo le vi la cara a Jorge….cara de que estaba escuchando algo especial.
    Y por donde es absurda esa canción? Que no la capto….a mi me parece de un profundo alucinante!! Me identifico, que yo soy tambien liquida porque soy mujer Por donde es absurda “Mantra” que dice ” no necesito ser perfecta para sentirme extraordinaria”…… que habla de la mujer, No oiste “pequeña Diosa” q le canta a su bebe!????? Es que es lo que yo le cantaria a mi hijita si la tengo!!!! y se la di a mi hermana reciente madre y la alucino totalmente…..Alucino que es un disco muy femenino pero hecho con un gusto de locos. Las letras están bien concebidas y amarradas, las melodias son bellas. La musica no es infantil…!!! Yo se de armonía, soy musica…tiene cosas recontraaaa interesantes!
    bueno flaco, creo que le tienes que dar una escuchadita mas sensible y quitarte ese prejuicio ochentero de que los peruanos nos copiamos de los gringos. Pamela es auténtica le fastidie a quien le fastidie y porsupuestisimo…tambien para quien la quiera interpretar en el terrenillo de sus propias limitaciones.
    Es solo mi “insight”…
    Dale otra escuchadita, pero que la escuche tu alma no tus prejuicios

  17. Jose

    Sigue adelante Pamelita mia !! Cualquiera que hable bien del disco de Adali Montero no tiene credibilidad para criticar lo tuyo Jajajajajajaja
    Hay mucho mal gusto en esta ciudad y tu eres una reinaaaaaaa!! Lamentablemente eres para estar en otro lado los peruanos no saben apreciar lo tuyo porque estas en la vanguaridia total.ojala nunca leas esta critica horroroxa!
    Te admiro Pamela

  18. Jose

    Yo creo que tu te sientes traicionado por ella. Pero yo siento que ella se ha acercado a mi.
    Si escuchaba una version de el tamalito en jazz me disparaba en el craneo. Sin pensarla

  19. Revista Mutantres

    Hola Nosotrosmatamosmenos:

    Aunque diciembre, como dicen, es un mal mes para nuevas publicaciones, un grupo de estudiantes de la UNMSM hemos editado una revista de literatura mutante. Nos gusta su blog y sus post que sacan roncha. Cómo hacemos para enviarles un ejemplar?

    Gracias,
    Revista Mutantres

  20. margarita

    Estoy en desacuerdo de Los ultimos dias de Judas Iscariote, excelente obra, puesta en escena y para nada sobre actuada. Parece que tambien olvidaron Por Accidente.
    Fisher, Santisteban y Marisol excelentes!! lo mejor del 2011

  21. Mariana

    tal vez sean diferencias generacionales entre tu y ella…..he notado que la mayoría de personas mayores piensan como tu. No lo digo en mala onda, pero a veces esas cosas pasan….alucino que el rollo de Pame es súper actual. Aunque digas que sicedió hace 25 años… tal vez eso ya sea “vintage”

    saludos…

    igual creo que podrías criticar desde un ángulo más bacán. Esa forma de poner las cosas son tan duras que casi delatan tu alma…

    ….que fácil por eso no captas la filigrana de Pame

    solo para que te cuestiones

    Mariana.

  22. Domingo Gaitero

    ¿Una decepción con el nuevo trabajo de Pamela Rodríguez? Parece que lo más sencillo del mundo es opinar, más fácil todavía criticar….. Mucho más difícil es crear y más todavía crear con inspiración, con talento, con libertad y con mucho afán por definir un estilo propio ¿Acaso Serrat, Sabina, Drexler, Cohen son menos artistas o menos cantautores por no cantar en armonías propias del lugar donde nacieron? Esperemos que Pamela no deje de avanzar como artista representando con su talento a su país (no sólo de cajón y guitarra vive musicalmente el Perú) pero, ante todo, no deje de representarse a si misma y a quienes nos interesa seguir disfrutando de sus letras y su música. Al que no le guste, que se dedique a componer…..

    • matamosmenos

      No tergiverses, Domingo. Jamás he exigido que deba hacer “música peruana” o “música criolla”. Que haga la que quiera, y que ojalá la haga bien.

      ¿Tan difícil es aceptar que a una persona no le gustó su trabajo? Demasiado ego.

  23. Jose

    Ego será el tuyo no?? Por que tendríamos que tener nosotros, los seguidores de Pamela Rodriguez, ego para defender su chamba! Por favor!! Que tonterías dices.

    Pamela es una de las artistas jóvenes más queridas del Perú!! Somos 25,000 solo en su página de fans!! Seguro vendrán más por aquí a defenderla porque se lo merece!

    Manyas, ni dices que la grabación es impecable, que lo es, eso es lo que me molesta! que no eres objetivo y solo tiras basura! Nada es solo bueno o solo malo. y eres un solo de contradicciones en tus argumentos pobres y mala vibra.

    Parece que te hacen falta espejos y te hace falta “Reconocer” cosas en ti. jaajaja Por eso no alucinaste pues!! jaja

    Mejor ya dejo de leerte, ni mas brother, que estás lleno de mala leche! Y si ser crítico es ser subjetivo, no te lo niego, pero ser tan pero tan mala vibra y tira mier$% debería estar penado por la ley!

    pfff

    Ciao

  24. MaLu

    La mujer entre la moral y el interés,

    “El diablo en mi cama” parece ser una obra destinada a demostrar la inviabilidad de una plena realización ética en la raza humana. Su protagonista, una mujer sin conciencia en estado puro, asume en sí misma el doble discurso que permite el equilibrio precario entre lo honesto y lo deshonesto, a través de inútiles desgarramientos que perpetúan el conflicto entre la moral y el interés.

    Si nos atenemos a las declaraciones de su autor, el prolífico Eneas Marrull, esta es una obra enteramente de ficción. Aunque, como él mismo ha dicho, no ha existido y ni puede existir sólo la ficción en obra alguna, porque eso sería traicionar la naturaleza humana: “Escribimos, no se sabe si a favor o en contra de uno mismo, pero definitivamente por causa de alguien. Nunca somos ajenos a la provocación.”

    Acaso uno de los cuestionamientos que pueda hacérsele a Eneas Marrull, sea que el autor pretende universalizar al personaje Lili como paradigma de su género, ignorando que su personaje es una neurótica, afectada visiblemente por un conflicto bi-polar. “Esa mujer –ha dicho- aunque tiene marcadas pautas de su género, sobresale sobre todo por mostrar el lado menos favorable del eterno femenino, y no puede pretender representar a todas las mujeres del universo. Me parece demasiado “mujer” para ser verdaderamente una mujer. Me es imposible, por ejemplo, ver de esa forma a mi madre.”

    Existen peores mujeres, ha dicho otro, pero eso no implica que uno deba dedicarles una novela. “Hay abismos a los cuales no debe uno descender”, ha dicho también una indignada escritora. Otros, en fin, han indicado que esta novela es perniciosa, y alguno más radical ha pretendido que es “una pornografía del pensamiento, y una blasfemia contra la mujer.”

    Todo esto no vendría sino a indicar que estamos frente a una obra de escándalo. Y esto dificulta por el momento una aproximación temática, serena y crítica, para algunos. Pero otros ya han están dando un veredicto, al parecer más ecuánime —porque el libro también despierta simpatías— diciendo en esencia que es una obra bien escrita, imaginativa, reflexiva, y lo que es significativo, que es una obra en la que el humor es el camino por el cual se explicita la tragedia.

    Desde el inicio, nos envuelve este humor marrulliano, acertado pero cáustico, burlón y zahiriente a veces, pero otras veces filosófico y trágico. Pero continuando con la lectura vemos que las metáforas no son tales, son probablemente reales, o pretenden serlo, a la manera de una anti-metáfora. El protagonista es un hombre soñador, tímido y atormentado, pero eventualmente audaz cuando la pasión se apodera de sus sentidos y de su mente.
    Escrita por Maria Luisa Moreno

  25. Pingback: La que se viene… | Nosotros matamos menos
  26. Pingback: Deliremos Juntos | Nosotros matamos menos
  27. Ursula

    Las defensas a capa y espada siempre me generan desconfianza.

    Nosotros matamos menos, interesante el balance, si bien me parece que faltaron algunos títulos por ahí, han tratado de abarcar todo el espectro, lo cual me parece súper…Recién leo el blog y me parece interesante, a ver cómo son las críticas y reseñas de los libros que se vienen (ojalá hagan el de Auster, pero ojo yo no tengo “vacas sagradas”).
    Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s