Fútbol Manco

El rendimiento futbolístico dibuja una parábola.

Algunas parecen mesetas, porque la continuidad es permanente y los ciclos naturales de crecimiento y decadencia aparecen borroneados por el esfuerzo y el talento; acaso Zanetti sea un buen ejemplo de ello. En otros casos la curva es aguda, con alza y caída vertiginosas, y la sensación que se tiene es la de estar ante una estrella fugaz; sin ser sol, brilla e ilusiona. En otros, los ires y venires varían de acuerdo a lesiones, clubes y rachas, y la figura más apropiada para representarlos es el electrocardiograma. Quedan unos cuantos, sin embargo, cuyo despegue y vuelo asemeja al avión de papel.

Estos últimos, en Perú, abundan.

El método Markarián, la explosión de Guerrero y el sorpresivo despunte de Chiroque han difuminado la única decepción que encierra este proceso: quien debió renacer en Argentina no fue el buen puntero del Aurich, sino Reimond Manco, por edad y condiciones el reemplazo natural -e inicial– de Farfán en la selección.

Pues aunque sea curioso que el mundo descubra tardíamente las virtudes pericoteras del extremo peruano, y aunque cause risa que esa mezcla de raquitismo con clavícula rota pase por juventud, quien debió aprovechar la disipación de Farfán, ser la revelación del torneo y firmar su pase al extranjero era aquel que, sin haber ganado un solo título en su vida, acuñaba ya frases como “tócame, soy realidad”.

No ahondaremos en sus virtudes, ni en su proyección, ni en su potencial. Todo en Manco es sobre el papel, la única superficie donde tienen sentido las promesas.

¿Pero qué hace uno con el papel?

Lo dobla, ejecuta ese versión universal y ociosa del origami pasatiempero, y lo lanza al aire apuntando al techo  para que caiga al tacho, su morada final, la casa donde habitan todos aquellos cuyas parábolas futbolísticas tornaron, cojudamente, en parábolas morales. (Jerónimo Pimentel)

Advertisements

3 comments

  1. Armando

    Solo recordar que la frase tócame que soy realidad en realidad la acuñó otra “promesa” que se fue al garete, Roberto Guizasola, íntimo de Manco, quien la hizo popular…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s